8 de abril de 2016

Pollo al curry con leche de coco

Antes de nada voy a comenzar disculpándome por haber estado desaparecida tantos días, pero creedme, tengo un motivo:

Ha sido Semana Santa.


¡Uuuuy, qué lista! estaréis pensando.

Nos has descubierto la pólvora, rica...


Vaaale, ya sé que sois todos conscientes de que ha sido Semana Santa.

Pero a lo mejor no todos conocéis la Semana Santa de Zamora (gran error por otra parte). Aquí la Semana Santa son palabras mayores.

Todo el día en la calle, de una procesión a otra, aprovechando para ver amigos que viven fuera, comer de pinchos, cenar fuera porque no te da tiempo a ir a casa entre procesión y procesión...

¡Un no parar, vamos!

¡Si hasta he salido de fiesta!

Y mira que hacía tiempo desde la última vez que salí...


Claro que así me pasó, que entraba en los bares y la mitad de las canciones no las conocía.
Que claro, tú quieres tararear la canción como todo el mundo, y lo más que puedes hacer es mover los labios como en misa y saltar cuando lo hacen los demás.
Pero, cuando ya empiezas a desesperar porque no te sabes ni una, empieza a sonar una canción que parece que te suena...

Sí, sí, sí, oye...¡qué ésta la conozco!

Claaaaro, si es la de Ricky Martin...

¡¡María!!

Y como te sabes la letra de pé a pá, de tus años mozos, te vienes arriba y lo das todo!

Te entra un hormigueo en los pies...y ya no puedes parar.

¡Eres la reina de la pista!

Un pasito p´alante.

Un pasito p´atrás.

¡Oooole!

Y vuelta para un lado.

Y ahora al otro...

¡Feliz como un perdiz!


Hasta que, de repente, te ves por casualidad en un espejo, y recuerdas porqué de joven no bailabas nunca...
¡¡Porque no sabes!!

Que si la gente del bar te ha hecho corro, como en las pelis, no es para admirar tus dotes como bailarina...
¡Es para que no los pises!

Que de siempre me han advertido que no baile, que tengo arritmia...vaya que no tengo ritmo ninguno.
Si es que, más que para protagonizar "Dirty Dancing" con Patrick Swayze, estoy para hacer "La discoteca no es para mí" con Paco Martinez Soria...


Pero como, con los años, además del sentido del ritmo, he perdido también el del ridículo, pues ahí me quedé, levantando el negocio de los podólogos de Zamora a base de destrozar juanetes a pisotones.

¿Entendéis ahora porqué he necesitado una semana para recuperarme?

Pues si, como yo, lo habéis dado todo en estos días, no hay mejor manera de recuperarse que con este delicioso plato, pollo al curry con leche de coco, sabroso y con una salsa súper cremosa con el fantástico toque de la leche de coco
¡Vamos a por ella!



Preparación:


Comenzamos limpiando el pollo de la grasa que pueda tener y cortándolo en trozos de bocado, es decir, de un tamaño que podamos comer con comodidad. Salpimentamos y reservamos
A continuación cortamos la cebolla en láminas y reservamos.
En un mortero machacamos el ajo junto con la guindilla, si la usamos.
Añadimos al mortero el curry y el jengibre y mezclamos bien.

Añadimos una cucharadita de agua, y mezclamos hasta que se forme una pasta. Reservamos.
Pelamos el tomate, lo cortamos en dados pequeños y reservamos.

Cubrimos el fondo de una sartén con aceite de oliva (2 ó 3 cucharadas) y ponemos a fuego medio.
Añadimos la cebolla y una pizca de sal y dejamos al fuego hasta que esté transparente.
A continuación añadimos a la sartén la mezcla de ajo, curry y jengibre que teníamos reservada.
Mezclamos bien y dejamos que se cocine un par de minutos.
Añadimos el tomate y cocinamos unos minutos más.
A continuación subimos el fuego y añadimos el pollo. removiendo para que se dore bien por todas partes. 
Pasados un par de minutos añadimos la leche de coco, y dejamos cocinar 5 minutos a fuego suave para que reduzca la salsa y espese un poco.

Y a disfrutar.

Notas:
  • Yo he utilizado contramuslos porque me resultan más jugosos, pero podéis sustituirlo perfectamente por pechugas de pollo.
  • Si nos sobra leche de coco y no vamos a utilizarla enseguida, podemos congelarla en raciones individuales, de 150 ml por ejemplo, y el día que la necesitemos simplemente deberemos sacarla del congelador un ratito antes de usarla.
  • Podemos acompañar el pollo con arroz blanco, mejor si es de grano largo.












4 comentarios:

  1. Desde luego una receta la que has preparado que tiene que estar más que rica,....riquísima! Tiene una pinta fabulosa y seguro que su sabor tiene que ser maravilloso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que está mal que yo lo diga, pero de verdad que esta delicioso. Yo lo descubrí hace poco y ya es un plato fijo en casa 😊. Un besote Patricia

      Eliminar
  2. Es DELICIOSO leerte, no sólo por las pedazo de recetas y fotos que nos compartes, sino por cómo lo haces... ¡¡Es que me desorino contigo!! jajaja
    Me encanta, me encanta :)
    ¡Un beso enorme!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jo Debora, muchísimas gracias!! Me vas a sacar los colores!!😊 Me alegro mucho de hacerte pasar un buen rato, que al final es de lo que tratamos con esto! Muchas gracias y muchos besos

      Eliminar

¿Qué opinas??

Blogging tips